Hiperventilación, el gran enemigo del buceador

Hiperventilación, el gran enemigo del buceador

La falta de aliento es un sentimiento particularmente difícil de vivir durante una #inmersión. Si no es controlada y dominada, podría llevar a ocasionar un comportamiento peligroso para el #buzo.

Como todos sabemos, nuestro cuerpo necesita, imperativamente, #aire limpio para poder funcionar. Esto puede ser comparado a una gran, y algo especial planta química.

Nuestras células necesitan #oxígeno para funcionar, al igual que las maquinas necesitan electricidad para trabajar. En el exterior, este trabajo produce un residuo que debe ser evacuado.

Este residuo es parte dióxido de carbono. El dióxido de carbono y el oxígeno están en la sangre que se transporta entre los pulmones y todo el cuerpo.

Es en los alveolos pulmonares donde ocurre el intercambio entre oxígeno y dióxido de carbono por osmosis, un fenómeno de transferencia de gases a través de una fina película de células.

En pocas palabras, debemos absorber oxígeno al inhalar y liberar dióxido de carbono al exhalar.

Como respirar bien al #bucear

Nos parece importante recordar algunas nociones básicas de la respiración, o mejor dicho, de nuestras habilidades respiratorias, antes de entrar en detalles.
Respirar, en el sentido común, es la alternación entre el aire fresco que entra a nuestros dos pulmones y la expulsión de aire viejo cargado con CO2 gracias a unos pocos músculos, de los cuales el principal es el diafragma.

Para dar una idea, nosotros realizamos en promedio de 22.000 a 23.000 ciclos respiratorios por día, lo que representa de 16 a 22 ciclos respiratorios por minuto.

El ciclo respiratorio varía de persona a persona y depende de muchos factores, tales como: edad, salud, fatiga, nivel de estrés o reacción a esfuerzos violentos. Nuestros pulmones no son tan idénticos, el corazón ocupa en el tórax un lugar no despreciable que disminuye el volumen disponible para el pulmón izquierdo. En términos simples, admitimos que, en promedio, tenemos una capacidad respiratoria de unos 4,5 a 5 litros de aire.

Cuando inhalamos, solo 0,5 litros de aire son renovados o limpiados. Esto puede ser algo pequeño comparado a los 4,5 litros, pero es suficiente en condiciones normales de vida. Es fácil imaginar que la mayor parte del aire no renovado termina siendo saturado con aire viejo, y por tanto, contiene mucho más dióxido de carbono que el aire a su alrededor hasta 5 – 6 %. Nada molesto a presión atmosférica, pero podremos ver que, no es lo mismo en las profundidades.

Para librarse de este dióxido de carbono almacenado en los pulmones, es necesario realizar, voluntariamente, una forzada y profunda exhalación. Esto le permitirá a usted renovar hasta 2.5 litros de aire adicional

La causa principal de la hiperventilacion

Debe tenerse en mente que cuando uno es un buzo principiante, utilizar las aletas correctamente es algo difícil y toma muchísimo esfuerzo, en consecuencia, esto incrementa el consumo de aire. Si uno respira de forma muy rápida en las profundidades durante un esfuerzo violento, se producirá una sobredosis de dióxido de carbono que luego se acumula en los pulmones. La mayoría de los buzos no creen en exhalar profundamente cada cierto tiempo para liberar este gas tóxico. De repente, la presión parcial del CO2 incrementa en la sangre mientras que la del oxígeno disminuye. Incluso si este no es el caso, el cerebro determina esta situación como crítica y le hace sentir fuertemente esta falta de aire, el modo de pánico ha comenzado, es el inicio de la falta de aliento. Si le añade el hecho de que, cuando uno está comenzando a aprender a bucear, todo puede ser una fuente de estrés y, consecuentemente, puede fácilmente sentir malestar mientras respira bajo el agua.

La experiencia es terrible y espantosa, pero es fácil librarse de esta al seguir los siguientes pasos:

  • Detenga inmediatamente cualquier esfuerzo y trate de avisar a su compañero o instructor. En estos casos, un timbre submarino puede ser muy útil. Si está demasiado lejos y no existe manera de que pueda obtener la atención del equipo, entonces debería tratar de no aletear muy fuerte para avisarles. En su lugar, pase directamente a la fase dos.
  • Siéntese en un área estable y limpia exhalando e inhalando profundamente con un ritmo lento si es posible.
  • Intente pensar en alguna otra cosa, por ejemplo, concentrarse en el ritmo del corazón latente.
  • Use la auto persuasión, intente persuadirse a si mismo de que todo estará bien en pocos segundos, solo cálmese y dele un poco de tiempo. Pero, tan pronto los signos de tranquilidad aparezcan, debería volver a una respiración más normal.
  • Cuando se sienta un poco mejor, suba unos cuantos metros para reducir la presión y espere hasta que todo vuelva a la normalidad, esto tardará muy poco tiempo.

En cuestión de minutos, todo está de vuelta a la normalidad. Si de verdad no se siente cómodo, o está muy asustado después de esta experiencia, no tenga miedo en decírselo a su compañero/a o al instructor de buceo.

No existe vergüenza en parar una inmersión.

Fuente: spotmydive

Bucear en Fuerteventura | Bucear en Corralejo | Bucear en canarias | Bucear en La Lajita | Bucear en Gran Tarajal | Bucear en Costa Calma | Bucear en Pajara | Bucear en Tuineje | Bucear en Betancuria | Bucear en Morrojable | Bucear en Jandia | Bucear en Puerto del Rosario | Instagram |

Contáctanos